Clickeando desde cero - #4 Manejando la cámara

12 de mayo, 2017 - ...y aprendiendo - -

“Uno se convierte en fotógrafo cuando ha superado las preocupaciones del aprendizaje y en sus manos la cámara se convierte una extension de uno mismo. Entonces comienza la creatividad”

Carl Mydans


LAS CÁMARAS FOTOGRÁFICAS.

Las cámaras fotográficas constan básicamente de dos partes, el cuerpo de la cámara y los objetivos. En el cuerpo es donde están los controles, el visor y la parte más importante, el carrete de película en las cámaras analógicas y el sensor en las digitales. En la parte frontal del cuerpo se acoplan los objetivos, de los que hablaremos más adelante.

El tamaño del sensor nos va a diferenciar el tipo de cámara con la que estamos trabajando. El tamaño del negativo analógico es de 24x36 mm y la cámara digital con ese tamaño de sensor es la denominada “Full Frame”, que suelen ser cámaras de alta gama y gama profesional. Las réflex de acceso y gama media llevan un sensor denominado APS-C de aproximadamente 23x16mm en Nikon y de 22x15mm en Canon. Debido a esta diferencia de tamaño surge el concepto de Factor de Recorte, que no es más que la cifra por la que tenemos que multiplicar la distancia focal de la foto tomada en APS-C para encontrar el equivalente en FF o 35 mm. Este Factor es 1,5 para Nikon y 1,6 para Canon.

Los controles nos permiten acceder a los distintos modos que nos ofrezca nuestra cámara, desde el automático hasta el manual absoluto. Las cámaras de acceso tienen varios modos automáticos, mientras que las profesionales no suelen llevarlo. En el modo automático, la cámara decide todos los parámetros para obtener una fotografía correcta, pero perdemos la creatividad que nos dan los modos manuales, en los que nosotros elegimos lo que queremos hacer. Los modos manuales que nos interesan son 4:

 - Modo P (Programado): Es un modo prácticamente automático. La máquina nos determina una configuración óptima de apertura y tiempo, pero nos permite variar a otras combinaciones que mantienen la exposición.

- Modo A o Av (Apertura): Podemos seleccionar el número f y la cámara determina el tiempo de exposición necesario y la ISO (si la tenemos en AUTO).

- Modo S o Tv (Velocidad): Fijamos el tiempo de exposición y la máquina calcula la apertura necesaria y la ISO (si la tenemos en AUTO).

- Modo M (Manual): Ahora decidimos nosotros, ya que controlamos todos los parámetros de la cámara, que simplemente nos avisa si una foto está bien expuesta o no.

 

Cada cámara tiene su forma de manejar los controles. Normalmente los modelos de acceso tienen 1 dial con el que se maneja el parámetro que tengamos seleccionado, mientras que las cámaras más avanzadas tienen 2 diales, uno asignado a la apertura y otro al tiempo de exposición. En cada caso, os recomiendo que echéis un vistazo al manual de vuestra cámara para tener claro cómo se puede cambiar cada parámetro. 

Con respecto a los objetivos, normalmente los diferenciaremos por su distancia focal, aunque también nos fijaremos en la apertura máxima que permiten (número f). La distancia focal es la medida que existe en un objetivo desde el centro óptico del mismo al plano focal, que en nuestro caso será el sensor donde se forma la imagen. Esta medida es fija para cada objetivo, independientemente del tipo de cámara que usemos, sea de Full Frame o APS-C. 

Según este parámetro, tendremos distintos objetivos:

- Angulares: con distancias focales menores de 40 mm. nos proporcionan un campo de visión muy amplio, lo que hace que sean muy utilizados en paisaje y fotografía urbana.

- Normales o Estándar: entre 40 y 60 mm. El famoso 50 mm es la distancia focal más similar a la visión del ojo humano. De hecho, era el objetivo que venía en los kit de iniciación antes de que se pusiesen de moda los zoom "kiteros"

- Teleobjetivos: con focales mayores de 60 mm. A fuerza de reducir el campo de visión, se consigue "acercar" al modelo. Son los objetivos preferidos para retrato (85, 105, 135, 200) y también para fotografía de deportes o de naturaleza.

Y también podemos tener objetivos:

- Focal Fija: con una distancia focal invariable.

- Zoom: Abarcan una rango más o menos amplio de focales. El objetivo del kit de iniciación suele ser un 18-55 mm, el famoso "pisapapeles", tan denostado como infravalorado.

Debemos decir que mientras las focales fijas están diseñadas para obtener el máximo rendimiento y calidad a esa distancia, los zoom deben mantener un nivel mínimo en todo el rango de focales, por lo que la calidad de los zoom suele ser menor que las focales fijas equivalente. Entonces, ¿mejor fijos o zoom? Aquí entramos en el mundo de los gustos y preferencias de cada uno. Quien necesite poder cambiar de focal rápidamente o no pueda moverse mucho para encuadrar elegirá un zoom, pero quien tenga tiempo para componer con calma y para poder cambiar de objetivos sin prisa, pues probablemente elija los fijos. Si os vale para algo mi experiencia, los primeros objetivos que tuve fueron zoom. Ahora tengo todos fijos, pero probablemente acabe con algun zoom en mi mochila. 

Aquí tenéis el 50mm 1.8. El segundo objetivo que tiene la mayoría de la gente después del kitero. Véis la indicación de la focal "50mm" es un objetivo fijo y con una apertura máxima de 1.8. En la parte de abajo del objetivo podéis ver el anillo de diafragmas, que es con lo que se manejaba la apertura en las cámaras analógicas. 

 

AHORA ... "LEED" 

Vale, tenéis que seguir leyendo, pero con LEED me refiero al método que sigo para hacer fotos, y es el que os quiero mostrar. Os lo explico: Luz - Encuadre - Enfoque - Disparo. 
 
Antes de nada, tenemos que "ver" qué queremos fotografiar y decidir cómo queremos hacer la foto. Este es el paso 0, el inicio de todo. Al acabar este paso cero deberíamos tener claro si vamos a fijar la apertura (para desenfoque o gran profundidad de campo) o la velocidad (para captar movimiento, hacer un barrido o conseguir una larga exposición) y también deberíamos saber cual será nuestro punto de enfoque, el punto al que queremos dar el mayor protagonismo en la foto. Este es el orden que yo sigo para hacer las fotos en manual, ya que si disparamos en los modos A o V tendréis que utilizar el bloqueo de la exposición o bien hacer primero el encuadre y luego que la cámara mida la luz.
 
1.- LUZ
 
Una vez que ya sabemos qué y cómo queremos fotografiar, lo primero es medir la luz, ver si tenemos luz suficiente para hacer la foto. En este punto tenemos que respondernos a dos preguntas fundamentales: ¿cómo? y ¿dónde?
 
¿Cómo medir la luz? Tenemos 3 modos de medir la luz, que dependerán del tipo de foto que queremos hacer (aunque al final, cuando te acostumbras, solo usas uno)
 
- Matricial: el fótómetro de la cámara evalúa toda la luz que entra por el visor, considerando por igual la información de todas las zonas del encuadre.
 
- Ponderada al centro: El fotómetro evalúa toda la luz que entra pero pondera las zonas, dando mayor importancia a la información que le llega de la zona central del encuadre.
 
- Puntual: El fotómetro solo evalúa la luz que llega del punto de enfoque elegido. Es el modo que mayor control sobre la exposición nos permite.
 
Elegido el modo, al mirar por el visor o bien en la pantalla de atrás podremos ver la información que nos devuelve el fotómetro. Es esa especie de "regla" con números y un indicador que se va moviendo por encima o por debajo. Es esto: 
 
Si el fotómetro está hacia el - la foto nos saldrá subexpuesta (oscura), mientras que si lo acercamos al +, la foto estará sobrexpuesta. Si abrimos el diafragma (bajamos el número f) el indicador irá hacia el + (entra más luz), si ponemos una velocidad mayor, el indicador irá hacia el - (entra menos luz), y si aumentamos ISO el indicador irá hacia el + porque necesitariamos menos luz para que el sensor exponga correctamente.
 
Lo habitual es fijar ISO con el valor más bajo posible y despues jugar con los otros dos parámetros. En función del modo que hayamos elegido, variaremos apertura, velocidad o ambos si elegimos el modo manual. Pero siempre en mente la idea de nuestra foto, si queremos desenfoques o sujetos en movimiento.
 
Un pequeño detalle. Para medir la luz, tenemos que apretar hasta la mitad el disparador. En ese momento la cámara hace los cálculos y el fotómetro nos indica cómo vamos. Si estamos en manual, una vez elegidos los parámetros y medida la luz, puedo encuadrar sin preocupación porque ya tengo la exposición fija. En cambio, si estoy en los modos P, A o S, y muevo el encuadre, la luz que entra por el visor cambiará y la cámara volverá a medir la luz, cambiando mis valores, salvo que no levante el dedo del disparador manteniéndolo apretado hasta la mitad. Esto se llama "bloqueo de la exposición". Mirad en vuestra cámara, porque muchas tienen un botón específico dedicado al bloqueo de la exposición (normalmente se llama AE-L), aunque si disparáis en manual ya sabéis que no es necesario.
 
¿Dónde medir la luz? Ya hemos visto cómo mide la cámara. Ahora tenemos que ver dónde ponemos el punto de medición de la luz si estamos en el modo puntual. La regla fundamental es "medir la luz en el punto o la zona más iluminada del fotograma que queramos que tenga textura". Si elegimos un punto que no sea el mas luminoso, es probable que al exponer para ese punto neutro, las zonas más iluminadas queden sobreexpuestas, excediendo el rango dinámico de la cámara y quedando esas zonas quemadas y sin textura.
 
Esto es importante si trabajamos con la medición puntual, donde decidimos exactamente dónde queremos medir. Al trabajar en modos matricial y en ponderado, hemos visto que se tiene en cuenta toda la luz del encuadre (en mayor o menor medida). Ahora que tenemos decidido el punto donde medir, colocamos nuestro punto de enfoque (donde va a medir la luz) y miramos por el visor a ver la información del fotómetro. Previamente hemos establecido la ISO menor, fijamos el parámetro determinante y jugamos con el otro hasta ver que el fotómetro nos da la lectura correcta. Y con esto ya tenemos medida correctamente la luz. Si no tocamos ningún parámetro, la medición se mantendrá para los siguientes pasos.
 
2.- ENCUADRE
Este es el momento de aplicar lo visto en la semana pasada. La composición de la foto la hacemos ahora, encuadrando y buscando los tercios, las simetrías, las diagonales.... Recordad que si trabajamos en manual, la exposición no ha cambiado. En el caso de que estéis en los otros modos, llegaríais a este momento con el bloqueo de la exposición activado.
 
Las cámaras suelen tener unas guías en el visor para ayudar con la composición. Buscad en el menú la opción para activarlas, porque os pueden ayudar mucho.
 
3.- ENFOQUE 
Ya tenemos el encuadre preparado y ahora enfocamos. Para el enfoque también tenemos varios modos, unos que usan el seguimiento 3D en la matriz de puntos de enfoque, otros modos que van siguiendo al motivo según el movimiento, etc. En cualquiera de estos, es la cámara la que elige el punto/puntos de enfoque. Sólo con el modo de enfoque puntual podemos tener absoluto control de dónde estamos enfocando. Para ello, podemos elegir cualquiera de los muchos puntos de enfoque disponibles. Hay cámaras que nos dan hasta más de 50 puntos para elegir. Así que mal se nos tiene que dar para no poder colocar el punto de enfoque en el lugar que más nos interesa, en el punto de interés de la foto.
 
Así que elegimos el punto, lo colocamos en el lugar donde queremos enfocar, apretamos el disparador hasta la mitad y vemos por el visor que todo se pone nítido. Ya está enfocado.
 
4.- DISPARO
Click!!
 
Ya lo tenemos claro, ¿no? Pues lo mejor es verlo con un ejemplo. Vamos a suponer que trabajamos en manual y con la medición puntual (es como yo lo suelo hacer) y veo la foto que quiero, un bonito atardecer mientras disfrutaba de la vista de la Estatua de la Libertad desde Battery Park. Cielo con nubes, el sol asomando entre ellas, barcos pasando y una gaviota que se posa en uno de los muelles. Me imagino la imagen de la gaviota con las nubes, el sol y el cielo azul al fondo. "Si la figura de la Estatua de la Libertad se adivinase, ya sería perfecto" me digo a mi mismo. Me pongo a ello y empiezo a pensar en los parámetros:
 
- La ISO, aunque normalmente la llevo en 100-200. Como hay bastante luz, voy a probar con ISO 100
- Quiero que las nubes salgan bastante enfocadas e incluso conseguir que se identifique la figura de la estatua, por tanto la apertura debe ser pequeña, esto es, número f alto. Pongo un f8.
- El punto más luminoso del encuadre es el sol, pero medir en el sol es imposible, así que elegí un punto de las nubes cercano al sol.
- Empecé a aumentar la velocidad hasta que vi que el fotómetro me indicaba 2 pasos por encima del 0. Esto es "derechear el histograma", medir en las luces más altas para llevar ese punto al límite de sensibilidad del sensor. Así conseguimos aprovechar mejor el rango dinámico de la cámara y las sombras conseguirán tener más detalle. Unas cámaras permiten 1 paso y otras hasta 3 pasos de "derecheo". Haced pruebas con las vuestras y sabréis hasta donde podéis forzar la toma. Veo que la velocidad que me sale es bastante alta, 1/320.
- Decido cerrar un poco más el diafragma hasta f10, por lo que la velocidad me baja hasta 1/250. Creo que así va a salir bien.
- Encuadro. Como llevo un 35 mm fijo, no tengo que pensar mucho, busco la gaviota hacia el centro intentando meter en la foto los dos pilares de extremos que me enmarcan la situación. También procuro no tapar la estatua de la libertad y mantener el sol cercano a uno de los puntos fuertes de la composición.
- El punto de enfoque, está claro, la gaviota. Muevo el selector hasta que uno de los puntos cae sobre ella. Aprieto el botón de enfoque y se mueve el objetivo. Todo enfocado.
- Click. Foto hecha!!
 
Battery park y una gaviota 
Con lo que hemos visto esta semana, tenemos todos los elementos "teóricos" a nuestra disposición. A partir de ya mismo, tenéis que juntar todo lo que llevamos e introducirlo en vuestra forma de trabajar. Ver la foto, observar la luz que tenemos, poner los parámetros, composición ....  
 
Como véis, al poner todo en manual, son bastantes parámetros de los que tengo que estar pendiente, pero es la única forma de conseguir controlar todos los detalles y que la foto salga exactamente como quiero. En cuanto practiquéis un poco, se hace todo muy fácil. Y ahora viene la práctica. La semana pasada os pedí fotos en automático, así que esta semana tocan fotos en manual. Dos fotos, las que os parezcan bien, tema libre, pero tenéis que contarme todo de la foto: la decisión del momento, la elección de la luz, el por qué de ese encuadre, los exif y que cual fue el proceso para determinar esos datos técnicos.
 
Feliz semana. Besos y abrazos!!