Clickeando desde cero - #10 Final

04 de agosto, 2017 - ...y aprendiendo - -

“La memoria no guarda películas, guarda fotografías”

Milan Kundera

Pues eso, nuestra memoria guarda imágenes. Cuando recordamos, lo que nos viene son fotografías. Y nada mejor que hacer fotos para desarrollar nuestra mente. 

Este es el último post del curso que se inició como una "encerrona" entre amigos y acabó con este conjunto de ideas lanzadas al universo web para el uso y aprovechamiento de cualquiera que aterrice en mi página. Lo único que espero es que os haya servido aunque haya sido minimamente. Y en este último post, no quería dejar de recordar algunas cosas que a veces se nos olvidan.

Primero, la fotografía es para disfrutar de ella, tanto cuando la hacemos como cuando la editamos. Si llega un momento en que coger la cámara se convierte en una "obligación" es mejor parar y descansar, dejar que la mente se libere y vuelva a "pedir" hacer fotos. Y relacionado con esto, nuestras fotos son un reflejo de nuestro estado de ánimo. Utilizad la fotografía como válvula de escape, de introspección o de lo que os ayude para pasar los bueno y malos momentos.

Segundo, cada uno tiene su propio estilo, busca el tuyo. No intentéis copiar a los fotógrafos que veis por Instagram o por la web. Siempre es recomendable ver el trabajo de los demás artistas, pero no imitéis. Que os sirva de inspiración, de aprendizaje de una técnica concreta o para encontrar nuevas localizaciones, pero nunca perdáis vuestra esencia, vuestro sello personal que identifica todas y cada una de las fotos que hacéis.

Tercero, salid de vuestra zona de confort. Una vez que empezamos con "esto de las fotos" avanzamos mucho en poco tiempo. Conseguimos hacer nuestros primeros desenfoques, conseguimos nuestros primer bokeh con el famoso 50 1.8, los barridos, las puestas de sol... y llega un momento en que nos estancamos en el mismo tipo de foto. Probad cosas nuevas, si estáis acostumbrados al tele, poned el angular, si hacéis paisaje, empezad a retratar a la gente, salid a la calle por el simple hecho de pasear con una cámara y que sean las fotos las que os llamen. Intentad técnicas nuevas, buscar en internet cómo hacer esa foto tan increible que habéis visto. No os apoltronéis en lo que ya sabéis. Y siempre tenéis algún amigo al que preguntar.

Cuarto, el equipo no hace al fotógrafo, o como escuché a un buen amigo, "lo importante no es la cámara, sino el camarero". No os obsesionéis con el mejor objetivo, la camara con más resolución o toda la arillería de complementos varios que llenan nuestras mochilas. Y esto me lo repito a mi mismo cada vez que entro a una tienda, jejeje. 

Quinto, la fotografía es sentimiento. Una fotografía tiene que emocionarnos al verla, tiene que contarnos una historia, hacernos pensar. Cuando vayáis a disparar, no os quedéis en poner los parámetros técnicos exactos, buscad el momento, el instante preciso que haga que una foto hable y poned todo vuestro corazón, toda vuestra emoción en esa imagen. Es el momento adecuado en el lugar preciso. 

Y por último, no os rindáis. Si no os salen las fotos como queréis, si el retrato que buscáis no aparece, tened paciencia. La fotografía no depende solo del fotógrafo, y muchos elementos escapan a nuestro control. Pero si insistís, seguro que lo conseguís. Nunca dejéis de practicar.

Esta semana no hay deberes. Simplemente haced lo que os parezca, lo que os haga disfrutar y consiga sacaros vuestra maravillosa sonrisa. Y si os apetece nos lo enseñáis. Aquí estaré para comentar y ayudar en todo lo que pueda.

Por mi parte solo queda dar las gracias a todos y cada uno de los que me habéis acompañado en estas semanas, los que me habéis ayudado con vuestros comentarios y críticas, con vuestras fotos compartidas y con los ánimos que me habéis mandado para poder acabar este "mini curso". Ha sido un trabajo intenso pero al final muy satisfactorio. Mil gracias.